¡Hola! Soy Ana.

Gracias por pasaros por aquí para conocerme un poco más.

Sol y Luna Eventos es mi proyecto, mi bebé por así decirlo, y nace de mis dos vertientes, mi ying-yang; mi parte más creativa y mi parte más “Rottenmeier”, como la han llamado a veces. Os explico. Mi parte más creativa no para de pensar, de idear y soñar el evento perfecto, alocado, espectacular e impactante, con el que todo el mundo quede anonadado. Mi parte “Rottenmeier” me pone los pies en la tierra, transformando todas esas ideas locas, haciendo que todos esos imposibles se conviertan en posibles.

Soy diplomada en Magisterio infantil y una amante de las manualidades. ¿Y cómo he acabado como wedding planner? Todo empezó cuando mi mejor amiga dio el paso para casarse y me nombró madrina. Aunque siempre me apasionaron las bodas y las fiestas no fue hasta entonces que quise saberlo todo sobre este apasionante y complejo mundo de la organización y planificación de eventos.

Mi vertiente “Rottenmeier” me puso los pies en la tierra y busqué escuelas de organización de eventos. Me titulé con ESPRI como EXPERTO EN WEDDING PLANNER: ORGANIZACIÓN PROFESIONAL DE BODAS. Pero mi vertiente creativa no quería cerrarse en los encorsetamientos del protocolo, así que busqué a los mejores en el rango y fue entonces cuando dí con Wendy y Jose de BODAS DE CUENTO y su Cuentischool. Sin dudarlo me fui a Zaragoza y me formé con ellos. Además he podido hacer prácticas en Barcelona con sus compañeros Ricky y Marina.

Adoro estar presente en todo tipo de eventos, aunque sea en segundo plano, puesto que me permite vivir grandes momentos.

Sé que todavía me queda mucho camino por recorrer pero lo hago con pasión e ilusión y si me permitís formar parte de vuestro gran día haré todo lo que esté en mi mano para que sea tal y como lo habéis soñado (¡o mejor aun!).