El aprender no ocupa lugar y si además se hace en un ambiente relajado y con alguien que explique con pasión las horas se pasan volando.

En Sol y Luna eventos creemos que debemos formarnos continuamente y en diferentes ámbitos, no sólo para dar a vosotros, nuestros clientes, el mejor servicio sino también para entender y valorar el trabajo que realizan los diferentes profesionales con quien formamos equipo a la hora de organizar un evento.

El martes los chicos de Cushau ampliaron nuestros conocimientos en repostería permitiéndonos asistir al primer curso que organizan de iniciación a los macarons.

Fotografía propiedad de Cushau

¿Qué es Cushau? Cushau es una hermosa cafetería situada en el casco antiguo de Sant Andreu de Palomar, Barcelona.  Abrió sus puertas en octubre de 2015 y en este poco tiempo que llevan abiertos ya se han ganado la confianza de una amplia clientela. Sus lemas son diversidad, creatividad y diversión. Disponen de un local amplio y acogedor diseñado para que todo el mundo pueda disfrutar de sus creaciones dulces o saladas, desde sus pasteles caseros, tanto tradicionales como veganos, hasta sus bocadillos variados con pan horneado a diario.

Fotografía propiedad de Cushau

Aunque si destaca algo en su carta son sus macarons. El macaron, aunque es un dulce tradicional francés, originariamente nació en Italia y constaba de una única galleta. Catalina de Médici fue quien la introdujo en Francia y donde fue variando hasta convertirse en lo que hoy es mundialmente famoso: dos galletas crujientes unidas por un relleno cremoso.

Todo esto nos lo explicó Cati Royo, formada en repostería en Francia y España quien impartió el curso de iniciación a los macarons. Cati había preparado todos los ingredientes para que viéramos el proceso a la hora de mezclarlos. Tal y como dijo, la repostería es una ciencia y como tal debe ser muy precisa con las cantidades y las temperaturas para que obtengamos un resultado satisfactorio. En esta ocasión, los macarons que preparábamos eran de chocolate.

Una vez preparada la base del relleno y de las galletas pasamos al obrador donde Cati nos mostró la técnica para poder hacer unas galletas perfectas. Allí pudimos probar a poner la masa en las bandejas del horno y nos dimos cuenta que necesitábamos más práctica.

  

 Unos diez minutos más tarde ya teníamos listas las galletas, así que volvimos al taller a rellenarlas. ¡Y voilá! El curso había terminado y teníamos en nuestras manos los primeros macarons que creábamos.

Salimos maravillados del curso, de los macarons, y sobre todo del lugar. Aprendimos que hay que confiar en los mejores profesionales para poner los mejores productos encima de la mesa en un día especial.

  

¿Habéis pensado en poner macarons personalizados en la mesa dulce? Los hay de diferentes sabores y colores y seguro que encontráis aquellos que combinen a la perfección con vuestro evento y con los que vuestros invitados quedarán más que satisfechos.

Social media: