Hoy seguimos con nuestra guía de flores para que conozcáis mejor su significado, leyendas y mitos y, también, en qué semanas o meses florecen.

Hoy hablaremos del LIRIO.

   

Perteneciente a la família Lilium, el lirio o azucena suele ser una flor grande que exhala una fuerte fragancia, sobre todo de noche. Tienen seis pétalos en una variedad de colores que abarca el blanco, amarillo, anaranjado, rosado y púrpura. Los motivos incluyen manchas, pinceladas y puntillas. La floración se da en verano, entre mayo y setiembre.

Los lirios por su color también conllevan muchos significados. El lirio blanco simboliza la inocencia, pureza y modestia. El lirio anaranjado significa la pasión y excitación. El lirio amarillo significa alegría, y el lirio rosado simboliza la juventud y el regocijo.

Aunque según la paleta de colores de nuestro evento se puedan utilizar cualquier tonalidad del lirio en su forma clásica,  dos de sus especies son las más utilizadas en las bodas y comuniones.

El Lirio de los valles, que simboliza la dulzura y la gentileza,  es una planta cullos tallos florales tienen dos hojas y las flores se hallan dispuestas en un racimo de 5-15 flores de corola acampanada.

 

El Lirio de agua o Alcatraz, que simboliza la magnificencia, la belleza y la pureza, es una especie de entre 60 a 100 cm de altura que produce numerosas hojas de color verde brillante y una flor blanca de forma acampanada. En las variedades pueden ser de diversos colores. 

 

En cuanto a leyendas y mitos, el Lirio es, después de la rosa, la flor preferida de la literatura y de las artes. Los griegos creían que los lirios eran gotas de leche de la diosa Hera. Cuando la esposa de Zeus amamantaba al pequeño Hércules, unas gotas de leche se vertieron en el cielo, formándose la Vía Láctea, y otras en la tierra, convirtiéndose en lirios.

Los sirios y otros pueblos de Mesopotamia consideraban el lirio como flor sagrada. Los judíos adornaban sus altares y las columnas delante del templo de Salomón con esta flor, y los cristianos lo identificaron con la madre de Cristo, sobre todo en relación a la Concepción, àra destacar su Virginidad. Una leyenda cuenta que Tomás, el apóstol incrédulo, tampoco podía creer en la asunción al cielo de María porque no había estado presente. Cuando abrieron el sepulcro para convencerlo, encontraron en él lirios y rosas que lo llenaban con su aroma.

En las leyendas japonesas, los lirios blancos significan paz y los rojos, por el contrario, la guerra.

 

Sígueme a través de las redes sociales: Facebook e Instagram

No dudes en contactar con Sol y Luna Eventos si quieres que te ayude a planificar y organizar tu gran día. ^^

Social media: