Hola Soletes y Lunas,

¡Este año en casa celebramos un Franky Halloween!

 

Como sabéis Halloween coincide con el cumpleaños de mi padre pero este año su cumpleaños lo celebraremos durante el fin de semana para poder disfrutar de Halloween con los amigos.

Mr Sol y yo queríamos salir de nuestra zona de confort con el naranja como color clásico de la fiesta y rebuscar cómo hacer una decoración original para conseguir sorprender a todos nuestros invitados.

También queríamos que la fiesta fuera de disfraces, así que al pensar en qué disfrazarnos dimos con la clave: unificar la decoración de la casa con los disfraces que llevaríamos. Haríamos que todo girara entorno al blanco y negro, el marrón del otoño y el verde oliva. ¿Adivináis en qué nos hemos basado?

 

 

La verdad es que nos ha sido bastante difícil encontrar en las tiendas de decoración algo que nos fuera bien. El naranja lo inundaba todo y el lila también estaba presente, pero encontrar el verde ha sido complicado. Al final, Mr. Sol ha dado en el clavo con unos botellines de cerveza añadiendo unas velas blancas que hemos encendido con antelación para que chorrearan dándo al conjunto aspecto de dejado.

 

 

También hemos incluido tres botellines de pociones, uno con una mezcla de agua y pintura verde y los otros dos con un experimento que salió estupendamente: encontramos algodón de azúcar sabor manzana de color verde. Fuimos introduciendo poco a poco el algodón en los botellines, donde se acumularon trocitos dentro y dejaron ciertos restos en la boca del botellín, de esta manera parece ue la substancia que contienen estuviera reaccionando saliendo a borbotones.

 

 

 

El marrón lo hemos incluido con un maletín pequeño que conservo desde niña, que le da ese toque antiguo y desgastado que tan bien va para esta época, y con ramas secas de un árbol que tenemos cerca de casa. Además, para dar un toque natural añadimos una cornamenta de ciervo que me traje de una visita a mi tío en Zamora y un cesto de mimbre con manzanas dentro y un cuervo observador posado en él.

 

 

 

No podían faltar al conjunto mi parejita de vampiros y mi salero fantasmal, unas figuritas que me acompañan en cada Halloween. Finalmente, unas calabazas blancas en un portavelas blanco, un par de guirnaldas de murciélagos y fantasmas y algunos detalles más y teníamos la decoración completa.

 

 

 

 

 

¿Ya habéis adivinado la temática? Para dar la bienvenida a los amigos y que entendieran el porqué de la decoración Mr. Sol talló y pintó una calabaza como si fuera la cabeza del Monstruo de Frankenstein y la acompañamos de un cartel luminoso que decía ¡Have a Franky Halloween!

 

 

Espero que os haya gustado esta decoración y que paséis también un muy Frankie Halloween!

Si quieres saber cómo puedo ayudarte a diseñar y organizar tu boda o tu evento, o si quieres un detalle personalizado puedes encontrarme aquí o en las redes sociales Facebook e Instagram.

Comenta este artículo y subscribete a la Newsletter para estar al día de las nuevas publicaciones.

Social media: