Esta semana el día del espectador se retrasa, ya que hemos tenido muchos compromisos. Ya se sabe, todo el mundo quiere irse de vacaciones con todo resuelto. ¡Pero ya lo tenemos aquí! Hoy comentaremos una de mis comedias románticas favoritas de los últimos años: 27 vestidos

Es del 2008 y está dirigida por Anne Fletcher y protagonizada por Katherine Heigl, James Marsden, Edward Burns y Malin Akerman.

Jane (Katherine Heigl) es una mujer romántica y generosa que ha sido feliz ejerciendo fielmente el papel de dama de honor en veintisiete ocasiones y, aunque le encantaría ser la novia, el día que decide confesarle a su jefe (Edward Burns) que está enamorada de él, su atractiva y caprichosa hermana (Malin Akerman), a la que siempre ha cuidado, entra en escena.

Tal y como podéis imaginar, los 27 vestidos del título son los 27 vestidos de dama de honor que la protagonista tuvo que llevar a las bodas a las que asistió. Hay que destacar el trabajo de la diseñadora de vestuario, Catherine Marie Thomas, para encontrar estos 27 vestidos y trabajar en el vestuario del resto de personajes. Pero hoy no comentaremos todos ellos puesto que ya hay muchos otros blogs en los que los comentan. Nosotros hablaremos de las varias bodas que aparecen en la película (sí, hay unas cuantas).

El film inicia con una boda en 1986: la boda de la prima de la protagonista, en la que la pequeña se enamora de las bodas y de poder ayudar a las novias.

Es una boda clásica en una iglesia con los bancos decorados con bouquets de flores rosadas y un arco floral que enmarca la entrada de los novios con un gran centro floral a cada lado, todo en tonos rosados.

Los vestidos de las damas de honor, en tono rosa pálido a conjunto con la decoración, muestran el estilo de la época, con mangas abullonadas y un gran lazo al finalizar el escote de la espalda. Sus ramos son redondos y pequeños, con flores rosas cuyos tallos van envueltos en raso rosa pálido. Complementan el look unos guantes cortos de tul de plumeti.

Tal y como hemos dicho antes, la pequeña Jane se enamora de las bodas en ésta de su prima, y es que a la pobre, al ponerse el vestido se le rompe, viéndose separada la falda del corsé. Jane consigue unirle las dos partes con el lazo de raso que luce su hermana y la alegría de la novia y el sentirse útil es el detonante para que Jane decida centrar su tiempo libre en vivir por y para bodas.

La novia luce un vestido de raso con un gran escote trasero. De mangas largas y abullonadas, el vestido lleva detalles bordados en la unión del corsé a la falda, en la unión de la parte abullonada de la manga con la parte más ajustada y en el puño de la misma así como en el pecho, con escote joya, y en los bajos de la falda, incluida la cola. El ramo, en tonos rosas, es más grande que el de las damas de honor.

La siguiente boda que vemos es una en la que Jane ya hace de dama de honor. En esta, la ceremonia se realiza en un salón. El altar se sitúa ante una gran chimenea de mármol decorada levemente con motivos florales y tul morado. El novio y sus 5 padrinos lucen traje negro, corbata morada y prendido con flores moradas. El morado es el color temático de la boda.

La novia luce un vestido de escote palabra de honor con toda la parte delantera adornada con flores del mismo tejido. Su ramo es de flores blancas con algún tono morado para unificarlo al estilo de la boda.

Las damas de honor llevan vestidos en dos tonos morados, uno más oscuro y otro más claro, con escote recto y tirantes al cuello con solapas. La falda tiene una pequeña obertura por donde se entreve un cancan de tul azul marino. Llevan coronas de flores alrededor del pelo recogido en un moño con los tonos de la boda, al igual que las flores de sus ramos. Complementan sus looks un pequeño bolso y un chal en raso en los dos tonos morados del vestido.

De esta boda podemos ver algunos momentos del convite. Las mesas, con mantelería morada, tienen una lámpara como centro de mesa en cuya base unas flores blancas y moradas la rodean. La cubertería es de plata y el plato de presentación es de cristal transparente. Destacan las copas de cristal con el borde plateado. Las sillas son de estilo tiffany plateadas.

También podemos ver el pastel de bodas: 5 pisos blancos unidos en la base de cada pastel con una tira de perlas de caramelo y decorados con una cascada de flores moradas. De topper han usado las mismas flores moradas elevadas por cuatro tallos.

La segunda boda a la que Jane asiste en el film es una boda judío-india (el novio es indio y la novia judía). Para la ocasión, los novios contratan a dos oficiantes para ser lo más fieles posible a sus tradiciones creando una unión única en la que los novios, las damas y los padrinos llevan trajes tradicionales indios y la decoración del lugar gira entorno a los colores dorado blanco y azul.

La novia lleva un sari blanco con tonos dorados. Las damas de honor llevan saris coloridos y ramos redondos en tonos naranjas y rosas. Como complemento, todas llevan un bindi, un elemento decorativo típico indio en la zona de las cejas de la frente, simbolizando el lugar donde creen que se sitúa el tercer ojo y para honrar a la diosa de la prosperidad, que se supone que vive en la cabeza de la mujer.

La última boda en la que vemos a Jane de dama es en la de una compañera de trabajo. Es una boda de temática gótica y todo está decorado en negro y rojo.

El camino hacia el altar, enmarcado por un arco de ramas secas decorado con flores rojas, consta por una alfombra roja entre dos zonas de sillas negras de estilo tiffany. Para dar un toque sombrío al ambiente, gran parte de las luces llevan pantallas de seda roja.

La novia lleva vestido y velo negro y un ramo de rosas rojas.

El novio, con traje, camisa y corbata todo en negro, lleva un sombrero de copa y un prendido con una rosa roja envuelta en alambres. Los padrinos llevan un bombín negro, camisas negras y chalecos y corbatas lilas.

Finalmente, las damas de honor, también de negro y con ramos con flores rojas, llevan guantes negros y collares de cuero con detalles metálicos para completar sus looks.

De la boda de la hermana de Jane apenas aparecen imágenes. Lo que nos dejan entrever es la complejidad y el estres que provoca la organización y planificación de una boda, de la cual Jane se encarga prácticamente por completo.

Antes de la boda, la película nos muestra la pedida de mano. En un restaurante cerrado al público para la ocasión, todo está decorado con velas y ramos de rosas rojas. Dos camareros sostienen un cartel en el que se puede leer Will you marry me? (¿Te casarás conmigo?) mientras tres músicos tocan suaves melodías.

El sitio seleccionado para el enlace es el restaurante situado a orillas del lago del Central Park, Nueva York.

La novia se prueba un vestido hecho a medida, de corte imperio con escote en uve y tirantes muy finos, con una pequeña pieza de encaje que une las dos copas. Es un vestido sencillo, con vuelo medio y algo de cola, de seda lisa decorado en el bajo pecho con una pieza de encaje.

Jane se llega a colar en una boda. La misma tiene lugar en un barco en movimiento por el río Hudson. Un cartel luminoso indica a los invitados el muelle desde el que zarpa el barco. El mismo está decorado con muchísimas luces en guirnaldas y con el naranja como tono temático en flores, luces y telas.

La novia de esta boda lleva un vestido entallado con escote barca. Tanto el bajo del vestido como el escote llevan pétalos de tela como decoración. Para completar su look, la novia lleva el pelo recogido con una tiara de brillantes con motivos a conjunto con los de un hermoso collar.

¡Cuidado! Ahora os explicaremos el final de la película. Si no os importa que os hagamos un spoiler clicad AQUI para seguir leyendo.

¿Os inspiran estas bodas? ¡A nosotros mucho!

Para saber más sobre esta película no dudéis en visitar su ficha en IMDB.

 

Social media: